Los prestamos para estudios

Aunque buena parte de la educación en España está subvencionada, muchos de los estudios superiores especializados requieren una importante inversión para incorporarse a los centros donde se imparten. En estos casos, muchos estudiantes recurren a los préstamos de estudios.

creditos bancarios para libros

Los préstamos universitarios

El sistema educativo español contempla la concesión de becas para estudiantes de todos los niveles educativos. Sin embargo, a medida que el nivel de formación avanza, la beca se queda en ocasiones corta para cubrir la inversión necesaria en los estudios universitarios. Los préstamos para la educación superior abundan y existe una gran variedad de entidades donde solicitarlos. Los fines de esta concesión pueden centrarse en financiar una carrera universitaria y todos los gastos derivados del estudio, como desplazamientos, cambio de residencia, material de estudio o matrícula. También es frecuente recurrir a este tipo de préstamos para estudios de posgrado, donde la formación ya no está tan subvencionada y se presenta más diversificada. Aunque los másteres oficiales tienen precios regulados y más o menos accesibles para la mayoría de los estudiantes, los estudios de posgrado privados pueden implicar una matrícula demasiado elevada como para afrontarla sin un préstamo. La mayoría de estos créditos se han concebido como un préstamo con condiciones favorables para los jóvenes, en un intento por captar nuevos clientes que fidelizar posteriormente o simplemente como una iniciativa social en algunos bancos. En todo caso, los préstamos de estudios se ofrecen con condiciones favorables con un interés marcado por el Euribor incrementándolo con un diferencial que se puede situar entre un 0% y un 4% más.

Sin intereses pero con condiciones

También es frecuente encontrar préstamos de estudios al 0% de interés nominal, es decir, el Euribor más el 0%. Por lo general, este tipo de créditos lleva asociada una comisión de apertura algo superior a la media, aunque cuenta con otro tipo de ventajas. El periodo de carencia es la más destacada. Esta medida permite al titular del préstamo interrumpir el abono de las cuotas durante un periodo de tiempo que oscila entre pocos meses o incluso años, dependiendo de la entidad. En estos casos, solo sería necesario pagar los intereses aplicables durante el periodo de carencia. Cada entidad aplica diferentes requisitos para acceder a estos productos. En algunas es probable que sea necesario acreditar un buen expediente académico, estableciendo incluso una nota mínima para lograr la concesión del préstamo. En otros casos habría que presentar un aval y en algunas entidades es probable que las referencias del estudiante sirvan para aprobar la concesión. En cualquier caso, el currículum y la trayectoria académica suelen ser determinantes para evaluar la solicitud del estudiante.

Ana G

Me llamo Ana G estudiante de filosofía y letras y me intereso por todos los temas que tienen algún tipo de relación con la universidad y la innovación, así como las formas de financiación usando los créditos bancarios.